Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU
Organización acreditada en el registro de OSC de la OEA


E-mail:
apdh@apdh-argentina.org.ar
Tel: (05411) 4372-8594 / 4373-0397, Fax: (05411) 4814-3714
Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso - (1022) Buenos Aires, Argentina
 

   
English
      

Secretaría de Ambiente, Recursos Naturales y Sociedad

        ambiente@apdh-argentina.org.ar
             
 
   
 

El Famatina no se pudo tocar!!!!!
por Andrés Carrasco [1]

 

Hay gente que defiende, en su lucha, lo que tiene. Otra, mas genuina, defiende lo que le da vida, aquello le embellece el espíritu, que los hace mejores, aquello inmaterial que los hace únicos. Esto es lo que defiende el pueblo de Famatina en su lucha contra el modelo que intenta pasarlos por la maquina de un progreso sin sentido. Que le propone cambiar el sentido de su vida por la avaricia del oro y minerales que necesitan los bancos y las maquinas de mundos lejanos. Los pueblos riojanos de Famatina y Chilecito, acompañados por cientos de pueblos de la cordillera y la pampa sojera han demostrado que se puede derrotar lo que aparece como imposible usando la voluntad y la pasión. Han vuelto a demostrar que el Famatina símbolo de su tierra, de sus amores, de sus sueños NO SE TOCA.

Han derrotado no solo a otro gobierno riojano (antes el de Maza) sino que le han puesto un sello definitivo a la épica de la defensa del territorio erigiéndose en referencia futura imprescindible de las luchas cordilleranas. Defender el territorio, sus dones y bienes naturales es el modo que toma, en nuestros países, la defensa de la vida ante un progreso saqueador que acumula renta para pocos. Con nada mas que la fuerza de la convicción hombres y sobre todo mujeres de oeste riojanos le han dicho BASTA a la rapiña extranjera y a la sumisión de los gobiernos nacional y provincial a la actual etapa del capitalismo globalizante. Han defendido la soberanía como el mejor de los ejércitos y sin armas. Se puede, se dijeron y se pudo y aquellos que les creímos estamos orgullosos de vernos y sentirnos parte de ellos.

Es una bisagra en las luchas por el control del territorio. Nada será igual de ahora en adelante para el poder político-económico que impone el modelo de dependencia. Es hora de pueblos y puebladas que retoman el control de sus destinos nunca delegados en los votos y de una democracia no participativa convertida en cáscara de un sistema institucional vacío y desalmado.

Es también advertencia para los intelectuales. Que la realidad no puede ser simulada en el debate presuntuoso de la academia. Que las teorías son solo intentos, siempre imperfectos y provisorios de la realidad. Que solo la lucha política de los pueblos construye el relato que mueve su destino. Que, es por lo tanto hora de aprender a dejar los gabinetes para acompañar esa lucha.

Las jornadas que comenzaron el 1 de enero del 2012 con las campanas de la iglesia de Famatina, el aguante en el corte, las guardias de 24 horas, el cansancio y la entrega, la alegría de los que saben porque luchan, el miedo y el alivio de otro amanecer, las marchas simultáneas en 6 provincias del 12 de enero, los cantos del Munchi Navarro y de multitud de artistas, las marchas multitudinarias en Famatina y La Rioja el 16 de enero. Nos hablan que la voz del pueblo se expresa de muchas maneras pero que todas se cruzan en el ávido deseo de justicia y de felicidad.

Menos cartas y menos plataformas. Mas lucha con el pueblo en el barro de la historia.

Tenemos un alma en oferta que nunca puede ser vendida

Andrés Carrasco
Desde Famatina, 16 de enero de 2012

 

[1] Lab. Molecular Embryology, School of Medicine UBA - CONICET, ARGENTINA
Miembro del Consejo Asesor de la Secretaría de Ambiente, Recursos Naturales y Sociedad

 

         
         


Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU - Organización acreditada en el registro de OSC de la OEA
Tel: (05411) 4372-8594 / 4373-0397, Fax: (05411) 4814-3714 - E-mail:
apdh@apdh-argentina.org.ar
Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso - (1022) Buenos Aires, Argentina