Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU
Organización acreditada en el registro de OSC de la OEA


E-mail:
apdh@apdh-argentina.org.ar
Tel: (05411) 4372-8594 / 4373-0397, Fax: (05411) 4814-3714
Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso - (1022) Buenos Aires, Argentina
 

   
English
      

Delegación Rosario

       

rosario@apdh-argentina.org.ar

 

 

 
   
 

Nota al Sr. Fiscal Gonzalo Stara
Rosario, 12 de Agosto de 2013

 

Sr. Fiscal
GONZALO STARA
TITULAR UNIDAD DE DERECHOS HUMANOS
S/D

Norma Elba RIOS, en mi carácter de Presidenta de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Rosario y Miembro de la Mesa Directiva de APDH Nacional y de su Consejo de Presidencia, quien además es Personalidad Distinguida del Movimiento de Derechos Humanos de Rosario según Decreto Municipal Nº 32.938 y Miembro de la Comisión Directiva del Museo de la Memoria de Rosario, vengo a poner voz al reclamo de las víctimas, familiares, testigos, vecinos, que desde hace más de 36 años vienen reclamando por hacer efectivos los principios de verdad y justicia en los hechos de ataque generalizado, indiscriminado y sistemático a la población civil asentada en el Cordón Industrial San Lorenzo, ocurridos desde 1975 hasta 1983, en la Causa N°: 191/09, caratulada: “RODRIGUEZ y otros s/ privación ilegal de libertad, violencia, amenazas y tormentos _ víctima: Manuel CASADO”

Motiva esta presentación la preocupación que nos genera la posibilidad de que los acusados en el proceso de referencia puedan eludir la acción de la justicia.

No es un capricho , no es una “distorsión” ni constituye un diseño para violar los “…derechos humanos y constitucionales” o una de las “ parcialidades ideológicas” constituidas, según MADERNA, para avasallarles esos derechos, no son “ apetencias desmesuradas de algunos políticos que no reparan en medios para descalificar al oponente…” es el temor fundado de que de permanecer en libertad puedan frustrar la debida y adeudada concreción de este proceso.

Es conocido que MADERNA, en el amanecer de este proceso –abril de 2004- hace más de nueve años, conociendo su existencia no dudó en viajar al exterior – España- país en el que residen sus hijos, permanecer en él aún cuando conocía que se había dispuesto su detención el 19 de mayo de 2004, eludir la convocatoria judicial durante más de 45 días, hasta que se dispuso la orden de captura internacional, el 2 de julio de 2004.

Por otra parte, es de público y notorio conocimiento que los acusados mantienen fuertes lazos con los protagonistas hegemónicos del poder antes y ahora en el Cordón, que cuentan con el apoyo, los recursos económicos y las relaciones necesarias para no mantenerse sujetos a un proceso, que según los acusados MADERNA y RODRIGUEZ, responde a internas políticas y jueces obedientes. MADERNA, textualmente escribió: “ La ambición de permanecer en el poder, de algunos políticos, y el uso de los derechos humanos sin límites, que permiten que cualquier persona acusada de haberlos cometidos sea previamente condenada (en particular por los medios que lucran con el apetito escabroso y truculento de oyentes o lectores), contando con algunos jueces obedientes, dependientes y convenientes, avasallan los derechos de cualquier ciudadano militar, como es mi caso…”

Lo que parece no entender MADERNA es, que es un ciudadano que cuando era militar, cometió hechos de la mayor crueldad, escabrosos, truculentos, claro está en la mayor clandestinidad, es decir sin oportunidad de que los medios los distorsionen o los supuestos jueces obedientes de la Constitución Nacional como los que llevan adelante este proceso, le garantizan lo que corresponde en cualquier Estado de Derecho.

Esto demuestra el desprecio a las instituciones democráticas de derechos de estos acusados, y esto funda el temor de que no tendrán ningún problema en violentar sus normas, eludiendo la acción de la justicia.

La pena impuesta hoy y la que podría derivar del proceso en trámite ante el Juzgado Federal N 4, por delitos de la máxima gravedad , el desprecio que vienen mostrando por este proceso, por los jueces obedientes, convenientes y dependientes que oportunamente sí y durante mucho tiempo les aseguraron, a diferencia de los casos cotidianos, transitar este proceso en libertad, que les permitieron, en particular a MADERNA calificar a las víctimas, familiares y militantes reunidos en el Espacio por la Memoria, Verdad y Justicia de San Lorenzo de “fascistas” sencillamente por reclamar justicia y verdad después de más de 36 años.

Preocupa seriamente que personas que continúan desplegando acciones psicológicas contra los familiares y víctimas, despreciando el doloroso relato de los hechos que hemos oído durante las audiencias, puedan continuar caminando entre ellos, infundiendo temor. Esa sola circunstancia constituye una cuestión de gravedad institucional que merece la atención cuidada de los señores jueces, a los fines de asegurar este proceso y el que se encuentra pendiente.

Basta recordar que la mayoría de los testigos, militantes gremiales y sociales operarios, obreros del llamado Cordón Rojo de la Ribera del Paraná, que mereció especial atención para los destacamentos de inteligencia dependientes del Segundo Cuerpo de Ejército, no han tenido la atención necesaria, y no es casual. Al menos dos de los condenados mantiene fuertes lazos con el poder actual de San Lorenzo

Por qué pensar que un acusado que ha dicho “que la única parrilla -en referencia a los elásticos utilizados para la tortura - era la que le prestaba a los soldados para hacer asado” cuenta con algún atributo que nos haga pensar que se mantendrá a derecho?.

Nada distinto ofrece RODRIGUEZ, abogado antes y ahora del Sindicato de Aceiteros, cargo que le permitió mantener actualizada la información que entregó sin dudar a sus compañeros de militancia ideológica, CERVERA, MADERNA y todos los demás represores que aún no han sido indagados, algunos ni siquiera investigados. Basta recordar que la mayoría de los testigos víctimas que hemos oído en este debate calificaron al “DR: RODRIGUEZ” actuó, durante el periodo de los hechos, como un acabado y terminante TRAIDOR. Si traiciono a sus compañeros, totalmente seguro de cuál podía ser su suerte –tortura, muerte cruel- por qué suponer que no traicionara, en su beneficio personal, cada uno de las palabras que “estudió” durante su carrera de abogado? Es decir, traicionar la obligación de ajustarse a derecho.

Señor Presidente, posiblemente, este proceso acotado a una sola víctima, CASADO, que no logró en vida tener justicia, no ha logrado mostrar el horror de los hechos que azotaron a las víctimas del Cordón Rojo de la Ribera del Paraná, el protagonismo de los aquí acusados, el temor de los pocos sobrevivientes que sembraron hasta hoy, para comprender la necesidad de que no se frustre este proceso, que se asegure que las víctimas olvidadas hasta ahora sientan que no lo son, que podrán contar con el irrenunciable derecho a la verdad y que para ello contaran con el servicio de la justicia. Por esto, que es poco pero mucho para los vulnerables familiares, para LAPISONDE, para los hasta ahora excluidos, para renovar sus esperanzas agotadas de esperar, extremen las medidas para asegurar la conclusión de estas causas, con los responsables condenados y encarcelados. Asusta la noticia de la fuga de dos condenados supuestamente, custodiados por personal especializado de fuerzas de seguridad.

Por qué no harían lo mismo quienes saben que tienen, cuando la condena quede firme, la certeza de que serán irremediablemente encarcelados?

Por qué quienes gozan de la libertad de desplazarse sin restricción alguna, con vínculos fluidos con operadores poderosos en un lugar que cuenta con el Puerto de mayor movimiento de América del Sur, como ocurre con los acusados MADERNA, RODRIGUEZ y CERVERA, esperarán sentados en sus casas el momento para ser encarcelados?

Sin duda, estamos ante una situación de gravedad institucional, que ocasiona una gran conmoción en las víctimas y familiares de la localidad de San Lorenzo y de la región si no se dispone la detención preventiva de condenados por delitos de Lesa Humanidad, que son conscientes de la gravedad de los hechos que cometieron, de la suerte que con certeza se deriva de ellos en un Estado de Derecho.

Las condiciones geopolíticas, el lugar de residencia, las relaciones de poder que mantienen, las posibilidad económicas, la pena en expectativa son elementos más que elocuentes para suponer que eludirán la acción de la justicia o producirán en los testigos y víctimas temor, angustia, que no es difícil de representarse, si como es el caso, transitan los acusados, con una condena no firme de ocho años de prisión, por los mismos lugares que ellos.

No vamos a repetir los fundamentos cotidianos que los abogados, fiscales y operadores judiciales, dan cada vez que tienen que contestar excarcelaciones, solicitar prisiones preventivas de autores de delitos de lesa humanidad, sencillamente porque son conocidos por todos.

Solo quiero recordar que el caso “El Fiscal c. Thomas Lubanga Dyilo” (TPI- RUANDA. ICC-01/04 – 01/06 OA 12) en la parte que se sostiene que la gravedad de los crímenes imputados, y el debatido en la causa indicada, resulta un elemento suficiente para sostener la existencia de un riesgo sustancial de que RODRIGUEZ, MADERNA Y CEVERA buscaran fugarse. Fuga posible si además se contempla las ya mencionadas facilidades económicas, relaciones de poder, ubicación geográfica de la residencia al menos dos de los acusados y condenados.

También el caso que estamos recordando la Sala de la Corte I, sostuvo, como ocurre en este caso, que el conocimiento que los condenados tienen sobre la identidad de las víctimas, de su domicilios, familiares, genera serios peligros que de modo directo o indirecto ejerzan presión contra ellos, comprometiendo la investigación, averiguación de la verdad y concreción del derecho sustantivo contemplando las características de los delitos de lesa humanidad, genocidio, etc. A menos de dos horas de finalizada la lectura del fallo condenatorio, familiares y testigos se cruzaron con Maderna en la vía pública, hecho que les provocó una inmensa angustia y temor.

Señor Presidente, señores jueces, a luz de los expuesto, de los antecedentes recientes de fugas de condenados por violaciones a los DDHH en este país se torna necesario que adopten alguna medida cautelar respecto de RODRIGUEZ, MADERNA y CERVERA de modo que su libre circulación, entre las víctimas y testigos, o vecinos, no facilite la provocación o presión directa o indirecta de intimidación, temor, en ellos, y desde luego que se asegure la concreción del derecho sustantivo y la investigación de los hechos oídos y denunciados durante el debate, concretados durante la ejecución del plan sistemático de violaciones a los derechos humanos en el Cordón Industrial.

Esperamos, hablo en plural, porque son las víctimas, testigos, familiares, vecinos, los hablan a través mío, en la calidad invocada, que se oiga este reclamo y cumplan con la debida custodia de los condenados.


Ver imagen de la primera y última hoja de la nota entregada al Sr. Fiscal Gonzalo Stara.
Ver imagen de la primera y última hoja de la nota entregada al Dr. Osmar Paulucci.

 

 

 

    Página inicial de la APDH Rosario  

 

         


Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU - Organización acreditada en el registro de OSC de la OEA
Tel: (05411) 4372-8594 / 4373-0397, Fax: (05411) 4814-3714 - E-mail:
apdh@apdh-argentina.org.ar
Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso - (1022) Buenos Aires, Argentina