Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU
Organización acreditada en el registro de OSC de la OEA


E-mail:
apdh@apdh-argentina.org.ar
Tel: (05411) 4372-8594 / 4373-0397, Fax: (05411) 4814-3714
Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso - (1022) Buenos Aires, Argentina
 

   
English
      

Comisión Los Adultos Mayores y sus Derechos

     

  adultosmayores@apdh-argentina.org.ar
             
 
   
 

“Estado, Políticas Públicas y Vejez en la Región”
Ponencia leída en Santiago de Chile el día 18 de Junio de 2003, durante el desarrollo de la "Reunión Regional de la Sociedad Civil sobre Envejecimiento y Vejez", Organizada por CEPAL-CELADE; O.P.S.; O.I.T.; FNUAP, Helpage y Asociaciones de Adultos Mayores de América Latina y el Caribe.

Autor: Dr. Santiago N. Pszemiarower


Mis preocupaciones políticas para el nuevo siglo:

• Me preocupa la salvaje explotación de los recursos limitados del planeta y nuestro asalto contra el aire, el agua y la tierra.

• Me preocupa que seamos seis mil millones de hombres y mujeres en 2001: el salto demográfico más grande de la historia.

• Me preocupa que el prejuicio y la explotación, disfrazados de orden social, le sigan negando a las mujeres -más de la mitad de la población del mundo- derechos elementales de trabajo, representación y libertad corporal.

• Me preocupa que la libertad del mercado se imponga, negándola, a la libertad del trabajo.

• Me preocupa que la economía global aliente el libre movimiento de las cosas y prohiba el libre movimiento de los trabajadores.

• Me preocupa un orden capitalista autoritario en el que, sin enemigo comunista totalitario al frente, se le imponga al mundo un modelo único y dogmático de mercado.

• Me preocupa el regreso de los peores signos del fascismo: la xenofobia, la discriminación racial, el fundamentalismo político y religioso, la persecución del trabajador migratorio.

• Me preocupa que el imperio de la droga cree su propia jurisdicción impune, por encima de las jurisdicciones nacionales e internacionales.

• Me preocupa el deterioro de la civilización urbana en todo el mundo, de Boston a Birmingham a Bogotá a Brazzaville a Bangkok: gente sin hogar, mendicidad, abandono de la tercera edad, pandemias incontrolables, inseguridad, criminalidad, declive de los servicios de salud y educación.

• Me preocupa la reanudación de absurdas carreras armamentistas entre vecinos pobres para beneficio de vecinos ricos.

• Me preocupa que por primera vez en la historia el ser humano tenga la espantosa capacidad de suicidarse matando al mismo tiempo a la naturaleza que, antes de la era nuclear, sobrevivía siempre a nuestras trágicas locuras.

• Me preocupa un mundo sin testigos.

• Me preocupa todo lo que atente contra la continuidad de la vida.


Todo ello es parte de la política, de la vida en comunidad, de la ciudadanía en la polís.
Carlos Fuentes (1)

Coincidimos con el Poeta y sus "preocupaciones", que nos ubican en el escenario en que debemos asumir el verdadero desafío, al comprometernos con la dignidad de una Sociedad Integradora de Todas las Edades.

Para la Reunión que hoy nos convoca específicamente, los Adultos Mayores de la Región, entendemos que lo iremos logrando construyendo estrategias de educación, concientización y prevención e insistiendo ante quienes tienen capacidad en la toma de decisiones.

Asistimos al comienzo de un milenio con una cantidad de acontecimientos, que suceden en el mundo entero; situaciones a la vez que controvertidas, con un ritmo tan acelerado que al cerebro humano no le resulta fácil seguir. A nuestro entender esta paradoja nos posibilita ser testigos de avances impresionantes, pero también de retrocesos lamentables a nivel socio-económico; político y cultural.

América Latina es una Región de enormes desigualdades, con altos índices de pobreza ("creciente") y concentración de la riqueza, producto de una globalización que aplicó políticas económicas neoliberales, profundizando a niveles alarmantes la brecha entre pobres y ricos. Como consecuencia de las mismas, se produjo la precarización en las áreas laborales y el desempleo; de la atención de la salud y la educación. La desprotección por parte del Estado, de amplios sectores sociales aumentó su vulnerabilidad que en el caso de los niños y los mayores ya considerados vulnerados, implican una flagrante violación a sus derechos fundamentales.

"La globalización es una realidad ambigua. Muchos factores parecen llevarnos a suprimir las barreras culturales que impedían el reconocimiento de la común dignidad de los seres humanos, aceptando la diversidad de condiciones, razas, sexo o cultura. Jamás la humanidad tuvo como ahora la posibilidad de constituir una comunidad mundial plurifacética y solidaria. Pero, por otro lado, la indiferencia reinante ante los desequilibrios sociales crecientes, la imposición unilateral de valores y costumbres por parte de algunas culturas, la crisis ecológica y la exclusión de millones de seres humanos de los beneficios del desarrollo cuestionan seriamente esta mundialización" (2)

La contracara de este panorama es la condición humana de los habitantes de la Región, el concepto de familia cohesionada, sus esperanzas y proyectos solidarios para intentar revertir la situación. Como caso emblemático podemos citar el Foro Social Mundial (Porto Alegre-Brasil) con asistencia multitudinaria, sumando adherentes cada año con su lema "Otro Mundo es Posible" unido al concepto de trabajar por la construcción de "Una Sociedad para Todas las Edades", nos señalan que promoviendo el diálogo y la solidaridad entre generaciones con la PAZ como meta y herramienta lo iremos logrando.

El ámbito de lo social es donde los Adultos Mayores son destinatarios de Políticas, de estereotipos y de conductas generales que se prestan no poco a la discusión y a la polémica. Y comenzamos por el hecho, simple y permanente, entre muchísimos profesionales y entre enormes sectores de la población, de la no aceptación de la Vejez como etapa natural de la vida; es así que abundan los eufemismos aplicados a los Mayores por ellos mismos y por las otras generaciones. Si bien pueden encontrarse muchas explicaciones, aparentemente satisfactorias, acerca de esto, el hecho es que la asunción de la vejez se disfraza, se teme, se eufemiza o se compadece con simpatía.

Uno de los más significativos logros, es la prolongación de la vida humana. La Gerontología, ciencia que se dedica a estudiar este proceso es relativamente joven, de manera que una expectativa de vida mayor, se acompaña con una deficiente preparación de la Sociedad para dimensionar este fenómeno; incluyendo a los propios protagonistas, a los decididores políticos, a los planificadores y debemos reconocer que muchos profesionales.

Hoy una vida larga ya no es privilegio de unos pocos sino el destino de la mayoría; el desafío es vencer los estereotipos adversos a la vejez que existen, tanto en la sociedad como dentro de nosotros mismos. Por ello, la urgencia en generar nuevas respuestas, de las cuales inexorablemente deberán participar las Personas de Edad como protagonistas.

La salud, la educación, la nutrición, el agua, el saneamiento y la viabilidad ambiental no son gastos que puedan reducirse en un presupuesto ni lujos que puedan aplazarse hasta que la economía sea más solvente. Son inversiones indispensables que toda sociedad debe hacer hoy en su futuro económico, es decir, en la capacidad de crecer como miembros productivos de la economía mundial.


Educación.

"No hay progreso sin conocimiento y no hay conocimiento sin educación"

"La base de la desigualdad en América Latina es la exclusión del sistema educativo. La estabilidad política, los logros democráticos y el bienestar económico no se sostendrán sin un acceso creciente de la población a la educación. ¿Puede haber desarrollo cuando sólo el 50 % por ciento de los latinoamericanos que inician la primaria, la terminan?" (1)

El Indice de Desarrollo Humano (PNUD) insta también a que se adopten medidas de intervención gubernamental en la educación, la formación profesional y otras esferas para ayudar a la gente y a los países a mejorar sus aptitudes, aumentar las oportunidades de empleo e impulsar el crecimiento económico, y advierte tanto a los países ricos como a los pobres: “Ningún país experimenta una transformación estructural de la economía sin aumentar los niveles de la enseñanza básica”.

La IV Conferencia Internacional sobre la Educación de Adultos, celebrada en Viena en 1985 con el patrocinio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), "destacó la importancia de promover las actividades educativas y culturales a favor de los ancianos para que éstos logren asumir de manera adecuada su propio envejecimiento, garantizarles mejores condiciones de vida y conseguir que las sociedades a las que pertenecen puedan beneficiarse de su larga experiencia. En consecuencia, la Conferencia recomendó a los Estados Miembros y a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, que favorecieran el acceso de los adultos, sea cual fuere su edad, a la educación y a la cultura, con el fin de que puedan salvaguardar su condición de ciudadanos de pleno derecho y desempeñar un papel activo durante toda su vida, y que se asignen para ello más fondos, puesto que las inversiones que se hagan al respecto resultan indispensables para el equilibrio de la sociedad".

Se trata por lo tanto de redefinir la vejez, introduciendo un nivel más alto de expectativas, privilegiando el aprendizaje sobre la enseñanza, promoviendo la participación, reconociendo la aspiración del Adulto Mayor que al ser “parte” tiene derecho a ser protagonista para pasar del rol de beneficiarios a la actitud de Ciudadanos.


Salud.

La salud, así como la enfermedad, no existen en sí mismas independientemente del hombre y su medio ambiente, estando estrechamente relacionados al modo de vida, a las condiciones sociales, culturales y económicas, y que estas son sumamente variables en todas las sociedades, aceptando que estas variables sociales hagan que el ser humano sea menos dependiente de su estado biológico y cada vez más dependiente de su estado social (integración social, calidad de vida, grado de alfabetización, etc.)


Seguridad Social.

La Seguridad Social no ha sido ajena en ninguna época, a los mismos procesos operados en el resto del mundo. Estos sistemas que nacen para paliar la violencia de la miseria y el hambre de quien no puede conseguir el sustento con su trabajo, deben convivir con la violencia producida por la resistencia a la redistribución de la riqueza. Esta última violencia se acentúa o disminuye según la riqueza del país de que se trate y según las ideas imperantes en las distintas etapas de la historia contemporánea.


Ecología y Medio Ambiente.

De más en más nos damos cuenta de aquello que la Carta de la Tierra certifica: "Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro o formar una sociedad global para cuidar la Tierra y cuidarnos unos a otros o arriesgarnos a la destrucción de nosotros mismos y de la diversidad de la vida". Ese documento, asumido ya por la UNESCO, representa la nueva perspectiva planetaria, ética y ecológica de la humanidad.

Esos problemas son graves. Pero aún hay uno mayor: la lógica del sistema mundial de producción y la cultura del consumo que generó. Ella dice: debemos producir más y más, sin imponer límites al crecimiento, para poder consumir más y más, sin límites a la canasta de ofertas. La consecuencia inmediata de esta opción es una doble injusticia: la ecológica con la depredación de la naturaleza y la social, con la generación de desigualdades entre aquellos que comen hasta hartarse y los que comen insuficientemente, cayendo en la marginalidad o en la exclusión" (3).

Y nadie debería dudar ya que los pobres son los más afectados y discriminados por estas situaciones. El Estado es responsable de restituir la igualdad y la equidad allí donde el mercado ha excluido y marginado a millones de Mujeres y Hombres de todas las edades.

En lo demográfico, las dificultades para los países más pobres son y seguirán siendo tremendas; están todavía por resolverse los problemas clásicos del subdesarrollo, a saber, saneamiento, desempleo, analfabetismo y urbanización en masa, para citar sólo algunos. Ahora tendrán que competir por escasos recursos con las dificultades que acarrea el proceso de rápido envejecimiento de la población.

Las Políticas Sociales deben formularse no sólo en función de los Mayores y sus necesidades específicas, sino también dentro de un contexto intergeneracional, siendo un consenso universal que los Programas destinados a las Personas de Edad deben estar basados en la familia y en la comunidad. Aun en los casos de "viejos muy viejos" que por fragilidad o enfermedades prolongadas puedan depender de otras personas para algunas o todas sus necesidades, es importante que las políticas, los programas y servicios se conciban con miras a mantener su identidad social, así como la continuidad de los derechos de interdependencia y de regulación de su vida al nivel máximo funcional.

Una política responsable debe estar basada en la defensa de los Derechos Humanos, y exige prestar especial atención a este sector de la población. Ignorar las demandas y necesidades de los Ancianos cercena las posibilidades de las generaciones futuras.

Para la mejor comprensión de esta problemática deberían sumarse los objetivos mundiales relativos al Envejecimiento para el año 2001. La Asamblea General, en sus resoluciones 46/91, 46/94 y 45/106 recomendó que se definieran un conjunto de ocho objetivos mundiales que sirvieran de “orientación pragmática a las metas amplias del Plan de Acción Internacional sobre el Envejecimiento y que se acelerara la ejecución del Plan”. Rescatamos los que se ajustan más específicamente a la temática de esta Conferencia, los objetivos II y VI.

** Objetivo II “Velar porque los países que deseen ajustar sus planes nacionales de desarrollo y la asignación de recursos para que se prevea el envejecimiento de la población, puedan recibir asesoramiento de expertos y asistencia de los organismos internacionales encargados del desarrollo”.

** Objetivo VI “Establecimiento de una red Mundial de voluntarios de mayor edad en pro del desarrollo social y económico. La consecución de este objetivo requiere la utilización de los conocimientos y la experiencia acumuladas por las personas de más edad, para apoyar los programas en favor del desarrollo, el medio ambiente y la Paz de las Naciones Unidas”.

No son muchos los países en desarrollo que tienen sus políticas públicas destinadas a la Vejez; aquí un llamado a la reflexión para “que no sea demasiado tarde”, porque ya se está dando, en muchos países de América Latina, la situación donde el crecimiento notable de la población anciana va acompañado por un empobrecimiento de ese mismo grupo de edad.

Enumerando las causas de esta realidad, indiscutiblemente tienen mucho que ver las crisis en los sistemas de seguridad social, las políticas económicas vigentes en la mayoría de nuestros países y, por supuesto la necesidad de modificar la obligatoriedad de la jubilación compulsiva, donde la mujer y el hombre, con experiencia acumulada y deseos (en muchos casos) de seguir activos, son expulsados del llamado sistema productivo.

Las Políticas Públicas para el sector deben contemplar los siguientes aspectos; siempre teniendo en cuenta la idiosincrasia de los diferentes Países de la Región así como las crisis al interior de los mismos.

• El papel del Adulto Mayor debe elevarse en las conquistas de sus derechos y ser partícipes e integrantes de la problemática de cada País, de cada localidad, conscientes de sus responsabilidades, explotando al máximo sus potencialidades.
• Evitar cualquier marginación sobre todo la económica, a través de legislar en cada País por un salario digno.
• Elevar la participación en la comunidad para lograr el desarrollo social en sus diferentes modalidades.
• Crear y fortalecer la organización del Adulto Mayor, coordinando acciones locales, Nacionales e Internacionales con el objetivo final de mejorar la calidad de vida.
• Utilizar los medios masivos de comunicación para contribuir a la formación de una conciencia social que promueva un nuevo modelo integrado y armónico de envejecimiento y a la construcción de una sociedad sin barreras cronológicas.

A pesar de las desigualdades los campos que aparecen como propios para incentivar políticas específicas y acciones concretas para los Adultos Mayores de la Región, deben tener como eje la construcción real y efectiva de una "Sociedad para todas las Edades" que incluya los siguientes temas:

• Derechos humanos, económicos, sociales y culturales.
• Erradicación de la pobreza y la vulnerabilidad social.
• Acceso a la Educación.
• Mujer Mayor y su problemática específica.
• Alternativas a la Institucionalización.
• Acceso y continuidad en el empleo. Jubilaciones flexibles.
• Seguridad social y protección social.
• Comunidad, y Familia.
• Envejecimiento activo y saludable.
• Población Mayor en áreas urbanas y rurales.
• Recreación y uso del tiempo libre.
• Ecología y Medio ambiente.
• Relaciones Intergeneracionales

Se trata de proponer políticas compatibles con la ética de la solidaridad y por ende con el rescate de los Valores. Si se relaciona la pobreza como violación de los Derechos Civiles, Políticos, Económicos, Sociales y Culturales, las Políticas Sociales que estamos proponiendo estarían dando respuestas a aquello que los Mayores definieron como "Derechos Humanos perdidos"; otorgando herramientas para la acción.

La elaboración de planes nacionales debe estar pensada para articular Programas y Proyectos que incluyan tanto el área pública como las Organizaciones de la Sociedad Civil, integradas por los destinatarios (Asociaciones y Redes de Adultos Mayores) con una participación activa e indispensable. En el escenario global la importancia de trabajar conjuntamente con todos los actores sociales será el motor del esperado y necesario avance social.

Hace un año, el Foro Mundial de ONG´s y la II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento (Madrid 2002), pusieron énfasis en los temas troncales que deberán tenerse en cuenta, para que los Mayores de la Región puedan vivir con dignidad, calidad y autonomía de vida, estos son:

a) "La promoción y protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales, incluido el derecho al desarrollo, es esencial para la creación de una sociedad incluyente para todas las edades, en que las personas de edad participen plenamente y sin discriminación y en condiciones de igualdad. La lucha contra la discriminación por motivos de edad y la promoción de la dignidad de las personas de edad es fundamental para asegurar el respeto que esas personas merecen. La promoción y protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales es importante para lograr una sociedad para todas las edades. Para ello, la relación mutua entre las generaciones debe cultivarse, acentuarse y alentarse mediante un diálogo amplio y eficaz".

b) señalando especial preocupación por las Mujeres Mayores,

"Las mujeres de edad se ven particularmente afectadas por los estereotipos engañosos y negativos: en lugar de representarlas de manera que reflejen sus aportaciones, sus puntos fuertes, su inventiva y sus calidades humanas, suelen ser representadas como débiles y dependientes, lo que refuerza las prácticas excluyentes a nivel nacional y local"

c) Educación

"Igualdad de oportunidades durante toda la vida en materia de educación permanente, capacitación y readiestramiento, así como de orientación profesional y acceso a servicios de colocación laboral".

"Utilización plena de las posibilidades y los conocimientos de las personas de todas las edades, reconociendo los beneficios derivados de la mayor experiencia adquirida con la edad".

"Promover, mediante la educación pública, la comprensión del envejecimiento como una cuestión que interesa a toda la sociedad y considerar la posibilidad de revisar las políticas existentes para garantizar que promuevan la solidaridad entre las generaciones y fomenten de este modo la cohesión social".

"Las estructuras y formas de la Educación tradicional en la actualidad no incluyen a la problemática de la Vejez en los programas curriculares. Es recomendable que los Gobiernos incluyan en los programas educativos del ciclo primario y secundario, nociones de Gerontología" (5). Hacerlo significaría una mayor comprensión del Anciano y de los Ancianos por la Sociedad toda.

En las Universidades fundamentalmente en las Carreras de Ciencias Sociales y de la Salud, incorporar Gerontología en Grado y en el Postgrado

d) Institucionalización y Alternativas

La institucionalización produce efectos no deseados sobre las personas, producto del cambio y del desarraigo, más allá de las propias causas que lo motivaron, que obliga a instrumentar todos los medios necesarios para contener esa situación y garantizar una correcta atención de los mismos, priorizando la calidad de vida y el respeto a sus derechos en todos los ámbitos.

La familia es un grupo insustituible en el cual debe permanecer el anciano el mayor tiempo posible, pues desvincularlo de su medio constituye un factor de alto riesgo social.

En este sentido la OMS en su informe Técnico Nº 706 insiste sobre la “necesidad de mantener al anciano en su entorno familiar, como medida óptima para la promoción de salud y la prevención de enfermedades”.

Se podría señalar que la atención integral y adecuada de los ancianos sólo se puede lograr con su incorporación en todas las actividades de la vida comunitaria, en la cual se fortalezcan los vínculos Intergeneracionales y las acciones intersectoriales, con especial participación de los centros formadores de personal y los entes proveedores de servicios. Por ello enfáticamente se recomiendan la instrumentación de las llamadas "alternativas a la institucionalización", Centros de Día, Hospital de Día, Internación Domiciliaria, Atención Gerontológica Domiciliaria, etc. siendo indispensable la capacitación permanente de quienes trabajan en este área.


CONCLUYENDO

Dra. Julia Tavares de Alvarez ha enfatizado:

“Para integrar efectivamente a las personas de edad en la sociedad, es imprescindible no verlas como "las otras" sino como lo que vamos a ser nosotros mismos con el paso de los años. Un cuadro realista de esas personas en cualquier sociedad reflejaría su capacidad para servir de puente entre las generaciones, para unirlas a través de sus recuerdos y su acervo de conocimientos y experiencia. Son personas que también aportan a la sociedad una contribución irremplazable. De hecho, una sociedad sana puede definirse, por lo menos en parte, por la solidez de los vínculos que unen a las distintas generaciones”.

“La integración de las personas de edad en la vida de la sociedad debería constituir una prioridad para nosotros. El tema "una sociedad para todos", del que tanto se ha hablado en los últimos tiempos, carecerá de sentido si las personas de todas las edades no desempeñan una parte activa en la sociedad en todas las formas posibles”. (4)

Sólo la perseverancia y la insistencia ante los poderes públicos lograrán el mejoramiento para los Mayores de hoy y para aquellos que están naciendo.


Propuesta final

Consideramos que un valioso instrumento a nivel Regional, Nacional, Provincial y Municipal, sería la creación de Comités de Seguimiento u Observatorios para la vigilancia y cumplimiento efectivo de las Políticas Públicas, en los cuales tengan activa participación los Mayores y las Organizaciones de la Sociedad Civil, comprometidas con la temática.

Bibliografía

Fueron Consultados Documentos de:

Recomendaciones de la II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento (Madrid-2002)
PNUD. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. (1991-2000).
CEPAL-CELADE.
O.M.S.-O.P.S.
1) "En esto creo" de Carlos Fuentes. Ed. Planeta. Argentina-2002
2) Monseñor Jorge Bergoglio. Obispo de Buenos Aires-2002
3) Leonardo Boff es teólogo y escritor, autor de "Ecología: grito da Terra, grito dos pobres",
4) Da. Julia Tavares de Alvarez (Embajadora de Rep. Dominicana en las Naciones Unidas).
5) Conferencia Latinoamericana y del Caribe de Gerontología- Acta de Bogotá-Junio-1986.
"Ancianidad y Derechos Humanos" Santiago Pszemiarower y Nora Pochtar. Ed. Asamblea Permanente por los Derechos Humanos- Marzo-2000

 

El dr. Santiago Pszemiarower es Médico Geriatra. Docente Universitario.Secretario General de la Liga de Geriatras y Gerontólogos de Lengua Latina.Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. APDH. Argentina

Esta Ponencia fue realizada Interdisciplinariamente con la Profesora Nora Pochtar, Licenciada en Psicología. Coordinado de la Comisión "Los Adultos Mayores y sus Derechos" de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Argentina. APDH

 


Contactos
Lic. Nora Pochtar nora.pochtar@gerontologia.com.ar
Dr. Santiago Pszemiarower santipsz@ar.inter.net
www.gerontologia.com.ar

 

    Página Inicial de la Comisión  


Subir

         


Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU - Organización acreditada en el registro de OSC de la OEA
Tel: (05411) 4372-8594 / 4373-0397, Fax: (05411) 4814-3714 - E-mail:
apdh@apdh-argentina.org.ar
Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso - (1022) Buenos Aires, Argentina