Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU
Organización acreditada en el registro de OSC de la OEA


E-mail:
apdh@apdh-argentina.org.ar
Tel: (05411) 4372-8594 / 4373-0397, Fax: (05411) 4814-3714
Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso - (1022) Buenos Aires, Argentina
 

   
English
      

Comisión de Asuntos Jurídicos

     

  asuntosjuridicos@apdh-argentina.org.ar
             
 
   
 

Un perfil de los casos registrados en el Consultorio DESC

Por Clarisa Fernández y Rolf Tanner
Introducción: María Elia Capella

 

Introducción

Este es un análisis del trabajo de campo desarrollado por el equipo de voluntarios que conforman el Consultorio Jurídico Gratuito en Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, que funciona en el barrio de La Boca.
Este comenzó a funcionar en febrero del 2003. El trabajo específico se concentra en acciones directas de exigibilidad de los Derechos Económicos y Sociales. Se realizan presentaciones administrativas y Judiciales. Se trabaja, principalmente, a través de acciones expeditas y simples (Amparos) en al ámbito judicial. La respuesta Jurisprudencial frente a los reclamos es favorable en todos los casos. Se trabaja en conjunto con los Centros de Asistencia a Mujeres de la Dirección de la Mujer del GCBA los casos de Violencia Fliar, Como así también con el Centro de Mediación del Ministerio de Justicia, quienes derivan casos al Consultorio.
El análisis que sigue responde a la necesidad de realizar un diagnóstico respecto de las consultas recibidas y el trabajo de inclusión en las políticas sociales en vías de ejecución por parte del gobierno local y nacional.
La estrategia desarrollada respecto de la exigibilidad de los derechos económicos y sociales se basa en la responsabilidad del Estado como garante último del ejercicio de estos derechos.
De esta manera, se recaban pruebas que acrediten el estado de necesidad y que se ha llegado a este estado no por razones voluntarias, sino que fueron arrastrados a ella como consecuencia de los hechos (políticas implementadas) ocurridos en nuestro país; luego se reclama administrativamente la protección del Estado; frente al incumplimiento o silencio de este, se reclama judicialmente.
Se desarrolla un análisis de los datos recabados en este año y medio de trabajo en La Boca, que nos permiten tener una pequeñísima fotografía de lo que allí encontramos.


Desarrollo

1. Defectos e ineptitudes de las estrategias ejecutadas por el gobierno argentino.

La inseguridad social en forma absoluta, es decir, la falta a nivel individual de un respaldo social y económico, puede ser derivada directamente a la deficiencia de los programas sociales que son ejecutados por parte del gobierno, y de la incapacidad de formular mas de una solución a los problemas socioeconómicos. Los planes tienen conjuntamente un elemento en común: la falta de continuidad junto a la falta de estrategias paralelas que sean dirigidas hacia la rehabilitación y la reintegración social garantizada y que funcionen de forma efectiva bajo la vigilancia estatal y comunitaria (lo cual justificaría la definición transitoria de los planes).
La autosuficiencia ha sido gradualmente erradicada entre las poblaciones marginadas debido a la reducción del campo laboral. La mayoría de los casos registrados por parte de la APDH representan familias que ni siquiera poseen los recursos necesarios para adquirir una canasta básica de bienes y servicios.
Esto naturalmente limita el acceso a otros servicios y derechos que dependen directamente de factores económicos tal como la seguridad social, el derecho a una vivienda y el sistema educativo.
En términos reales la deficiencia de las políticas sociales gubernamentales definen y determinan la deficiencia funcional de la sociedad, a su vez condenando indirectamente y gradualmente el desarrollo socioeconómico y productivo del Estado (al no incorporar las masas marginadas a la industria y a la producción nacional a un costo recíproco).
Al conservar un sistema que en su esencia es antisocial y mantener una división de clases dentro de la sociedad nacional, implementando una política económica de distribución desigual de recursos, el país sigue definiendo su propia decadencia social y las poblaciones marginadas siguen aumentando.
Se ha establecido una segregación socioeconómica del país y aquí se encuentra el núcleo del problema pendiente: la ayuda asistencial social no es formada para obtener un desarrollo humano sostenible y adecuado a largo plazo, más bien es una solución momentánea que no se basa en términos realistas a nivel socioeconómico, al buscar la solución de las necesidades básicas de familias numerosas con 150 pesos mensuales, lo cuál se comprueba a través de los múltiples casos de desnutrición adulta e infantil que se registran anualmente.
Existe una confusión conceptual al proclamar un “estado de emergencia nacional” y a la vez referirse a un problema que ha surgido y ha sido consecuencia de todo un proceso que nació de la negligencia social por parte de los poderes dirigentes y que es un fenómeno de larga duración, estructural y no episódico.
En la práctica, se deja de lado (o simplemente se ignora) a través de estos programas una serie de derechos sociales lo cual se manifiesta por medio de la incoherencia y falta de coordinación y articulación que existe entre las exigencias y necesidades reales de la población y las provisiones y respuestas proveídas por los dirigentes políticos.

2. Deterioro social de las estructuras tradicionales socioculturales

Con la pobreza surge una alteración de la familia tradicional, es decir la composición de madre, padre e hijos, y una expansión del tamaño de los miembros integrantes del grupo familiar. Por un lado se encuentra un aumento de las familias con solo un jefe (o jefa) de hogar, principalmente madres divorciadas o solteras a cargo de mas de dos hijos y viviendo bajo condiciones precarias sin una seguridad social adecuada para ella o para sus hijos.
Por otro lado se detecta el crecimiento de familias donde los integrantes del grupo familiar ya no son solamente los padres con sus hijos sino que también incluyen a los abuelos, hermanos, sobrinos que hasta en algunos casos han asumido el rol de jefe o jefa de hogar.
Las exigencias socioeconómicas imponen la modificación de los grupos familiares en orden de sobrevivir ya que muchas veces existe solo una fuente de ingresos. Las herramientas sociales necesarias para preservar la independencia del núcleo familiar e impedir la interdependencia entre generaciones se encuentran ausentes en este contexto con la deserción del estado de su responsabilidad social.
Al no tener acceso a una seguridad social o a una cobertura médica tampoco puede existir una garantía de salud lo cual llega a perjudicar en primer lugar a las poblaciones marginadas que suelen encontrarse en una situación particularmente vulnerable dentro de este contexto.
Muchos solicitantes de los programas asistenciales (quienes representan en la mayoría de los casos familias numerosas) carecen de una vivienda fija o propia por lo cual se encuentran varios casos de familias enteras que toman prestada la vivienda, que viven periódicamente con sus familiares o que han sido otorgados asistencia habitacional por parte del gobierno, lo que implica el ser colocados en una habitación de un hotel municipal no acondicionada o apta para familias numerosas, principalmente no satisfaciendo las necesidades básicas de sanidad que corresponda a la vida digna y saludable de una familia con hijos menores de edad.
Es un subsidio transitorio y temporario, lo que hace que el grupo experimente una presión constante debido a la inestabilidad de su situación. Se produce una cadena de violaciones bajo estas circunstancias que llega a afectar a los sectores mas débiles de la población, involuntariamente al violarse los derechos de los sujetos principales, que son los padres, también llegan a violarse los derechos de los hijos quienes bajo estas condiciones terminan padeciendo problemas respiratorios como asma y alergias, anemia, desnutrición y problemas psicológicos, síntomas de condiciones físicas y psicológicas inaceptables, y en la mayoría de los casos los adultos no tienen recursos para adquirir los medicamentos necesarios para sus hijos.

3. La situación de la mujer

El perfil mas recurrente del solicitante a los programas de asistencia gubernamental es de una mujer entre 20 y 40 años sin educación superior, es decir la mayoría han completado la primaria y algunas la secundaria, con algún problema de salud, casada o separada con mas de dos hijos a cargo, en algunos casos embarazada y en varias ocasiones con hijos que sufren de alguna enfermedad física o psíquica. Son mujeres que carecen de cobertura médica o/y social, y que muchas veces se encuentran a cargo de algún otro familiar.
Muchas viven o han vivido situaciones de violencia familiar por parte de su pareja. Existe una dependencia principalmente económica hacia el hombre lo cual llega hasta a legitimar el uso de violencia dentro de la familia.
Cabe mencionar que ninguno de estos programas incluyen o hacen referencias a estrategias específicas de integración femenina al campo laboral. Tampoco existirían las herramientas necesarias para que esto fuera posible lo cual exigiría una definición de las necesidades específicas de la mujer y de sus hijos particularmente cuando esta se encuentra como única jefa de hogar.

4. Acceso a la educación

Contrario a otros modelos que abarcan los conceptos de las poblaciones marginadas a nivel mundial, se destaca el número, casi absoluto en estos casos, de jóvenes que asisten al sistema educativo a nivel primario y secundario. Sin embargo la mayoría no sobrepasan una educación básica por lo cual se puede deducir que esto es debido a falta de oportunidades y recursos. El alto registro de jóvenes pobres que asisten al sistema educativo también puede ser analizado a partir del hecho de que para recibir el plan de asistencia “Jefes y Jefas de Hogar” se exige por parte del gobierno que los hijos menores de edad que forman parte del grupo familiar se encuentren registrados en el sistema educativo por lo cual también es posible que ocurran declaraciones falsas en orden de obtener los planes solicitados.

5. Efectos comunitarios

La comunidad llega a adaptarse a las condiciones irregulares. Se forman nuevas normas sociales, de convivencia y de sobre vivencia, que muchas veces reflejan los síntomas de la realidad social y que se manifiestan a través de la violencia, la delincuencia y el desamparo de los sectores mas débiles (mujeres, jóvenes, ancianos) y a través de la incapacidad del desarrollo humano sostenible. La desinformación, la falta de recursos y la ignorancia por parte de la población es consolidada por medio de los planes defectuosos que ejecuta el gobierno y a través de la violencia institucional que refleja el desinterés por un desarrollo sostenible basado en la equidad social.

 

Análisis y estadísticas

 

Proporción hombres/mujeres que asisten al consultorio DESC

 

Grupos de edad en %

 

Hijos por familia

 

Situación Laboral

 

Cobertura Médica

 

Asistencia del Gobierno

 

Nivel Educativo

 

Violencia dentro o contra la familia

 

Salud de la Familia

 

Motivos de las consultas

 

 

    Página Inicial de la Comisión  


Subir

         


Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Estatus Consultivo Especial ante el ECOSOC de la ONU - Organización acreditada en el registro de OSC de la OEA
Tel: (05411) 4372-8594 / 4373-0397, Fax: (05411) 4814-3714 - E-mail:
apdh@apdh-argentina.org.ar
Av. Callao 569, 3er Cuerpo, 1er Piso - (1022) Buenos Aires, Argentina